Productividad

Controlar aplicaciones activas en segundo plano en Windows 10

Si desactivamos las aplicaciones que permanecen activas por defecto, ganaremos fluidez en el funcionamiento del ordenador y conseguiremos que la batería aguante más tiempo si se trata de un portátil.

Controlar aplicaciones activas en segundo plano en Windows 10

Sea cual sea el ordenador que estamos utilizando, de sobremesa o portátil, debemos tratar de que trabaje con fluidez, que no se consuman recursos en acciones que no tienen sentido, ya que, aun siendo válidas, nosotros no las utilizamos. Si además utilizamos un equipo que no es de última generación, que no lleva instalado un potente procesador e incluye una notable cantidad de memoria RAM, lo mejor es impedir que esas aplicaciones estén ahí, esperando a entrar en acción. Si estamos utilizando un portátil, al desactivar las que no necesitamos el consumo de batería se incrementa.

En Windows 10 vienen activadas unas cuantas de estas aplicaciones por defecto. De ahí que sea recomendable desactivar todas las que no utilicemos o las que empleemos con poca frecuencia. Ganaremos fluidez y notaremos que todo va más rápido, desde la navegación por Internet hasta la utilización del cliente de correo electrónico, entre otras acciones.

Pasos a seguir para desactivar aplicaciones en segundo plano

Para desactivar todas las aplicaciones que no necesitemos, debemos hacer lo siguiente:

Aplicaciones en segundo plano

  • En el botón de Inicio, en la parte izquierda de la Barra de Tareas, debemos pulsar sobre Configuración.
  • En la nueva ventana pulsamos sobre Privacidad. Se muestra una pantalla con varias opciones. En el panel de la izquierda pulsamos sobre Aplicaciones en segundo plano. Vemos que, en la parte derecha, está activada la opción que permite que las aplicaciones se ejecuten en segundo plano. Lo dejamos como está.
  • Vamos a la parte inferior de la pantalla y dejamos solo marcadas (Activado) las que nos interesen. No pasa nada si cometemos algún fallo a la hora de la selección, ya que lo podremos cambiar en cualquier momento.
  • Cerramos la ventana.

Conclusion

A partir de este momento podremos comprobar que el ordenador trabaja con más fluidez. En mi caso, he observado que el portátil que utilizo de vez en cuando va mucho más rápido, a pesar de que ya tiene unos cuantos años.

Etiquetas

Contenidos Relacionados

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esto sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.