Sistema Operativo

Cómo comprimir archivos y carpetas en Windows

Explicamos como se pueden comprimir archivos y carpetas directamente en Windows, sin utilizar una aplicación externa. Proponemos también la utilización de tres aplicaciones para llevar a cabo el proceso de compresión (y descompresión).

Cómo comprimir archivos y carpetas en Windows

En cualquier ordenador los archivos van cada vez ocupando más espacio en el disco duro. Esto puede ser un problema cuando dicha unidad no es de un tamaño respetable. Por ello debemos tratar de reducir ese espacio. Como no estamos dispuestos a eliminar datos, es decir, documentos, vídeos, imágenes, y demás, lo mejor es recurrir a otra solución, que nos permita conservar todo lo que tengamos.

En Windows (todas las versiones actuales), si tienes el disco duro de tu ordenador demasiado lleno, casi no te queda espacio, tal vez sea interesante comprimir archivos o carpetas, con todos los archivos y subcarpetas. De esta forma ganarás una gran cantidad de espacio. Y además no perderás el acceso a los mismos, podrás abrirlos en cualquier momento sin problema.

¿Qué hacer para comprimir archivos y carpetas?

Los pasos que debes dar para conseguir la compresión de archivos y carpetas debes dar los pasos siguientes:

  • Pulsa el botón derecho del ratón sobre el archivo o la carpeta que quieres comprimir y selecciona Propiedades. En la ventana que se abre, con la pestaña General activa, pulsa sobre el botón Opciones avanzadas.
  • Surgirá una nueva ventana (Atributos avanzados). Marca el recuadro Comprimir contenido para ahorrar espacio en disco, y pulsa sobre el botón Aceptar. Volverás a la ventana anterior.
Atributos avanzados
  • Pulsa ahora sobre el botón Aceptar. Si lo que vas a comprimir es una carpeta, aparecerá una nueva ventana para que actives una de las dos opciones posibles: Aplicar cambios solo a esta carpeta o Aplicar cambios a esta carpeta y todas las subcarpetas y archivos. Pulsa sobre Aceptar.
Confirmar cambios de atributos

Proceso de conversión

Dependiendo de la potencia de tu ordenador y de la cantidad de elementos a comprimir, el sistema invertirá más o menos tiempo. Cuando termine el proceso el texto que define a cada una de las carpetas y archivos se pondrá de color azul. Habrás ganado espacio en tu disco y todo sigue funcionando sin problemas. Podrás abrir cualquiera de las carpetas o archivos comprimidos sin problemas. En cualquier momento podrás llevar a cabo la descompresión. Para ello solo tienes que desmarcar en la primera ventana Comprimir contenido para ahorrar espacio en disco.

Lee también:  Desactivar la opción Propiedades en la Papelera de reciclaje

Conclusión

El método explicado viene incluido como parte del sistema operativo, tal como hemos indicado. También podemos recurrir a aplicaciones especializadas en la compresión y descompresión de archivos y carpetas. En la lista se encuentran Peazip, Bandizip (para Windows y macOS) o 7-Zip, por solo citar algunas.

Etiquetas

fabriciano

Amante de la informática y de Internet entre otras muchas pasiones. Leo, descifro, interpreto, combino y escribo. Lo hago para seguir viviendo y disfrutando. Trato de dominar el tiempo para que no me esclavice.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar